Uno en la llovizna





   

Rodrigo Soto, imagen

 

                                                                      Autor: Rodrigo Soto

 

 

 

 

 

 

                                                                    

Aquella misma tarde le había dicho a Juan Carlos y a Poison que pasaran a buscarme para ir donde Renato, pero ya estaban media hora tarde y seguían sin aparecer. Como si fuera poco mi tata tenía un arrebato de inspiración musicológica y llevaba horas oyendo unos tangos de sepulcro. Creo que era Gardel, veinte años no es nada, decía el animal, y yo acababa de cumplir los veinte y sentía la muerte en la acera del frente.
Iba a darle un poco más de tiempo a Juan Carlos pero no pude resistir. Tomé la chaqueta de mezclilla y cuando estaba a punto de salir mamá vino a encontrarme. Estaba alegre porque también disfrutaba de Gardel, pero yo la encontré terriblemente vieja; veinte años es mucho, mamá. Preferí mentirle que iba sólo al barrio y regresaría temprano, pero su sonrisa desapareció y entonces la vi más vieja todavía, casi una anciana, y fue tan fuerte que preferí salir sin darle explicaciones.
Aunque era temprano las calles estaban desiertas. Hubiera ido a la casa de Juan Carlos, pero él vivía en Tepeyac y la distancia desde el centro de Guadalupe era demasiada para un lunes de octubre. La Poison vivía más cerca, pera no podía ir a buscarla desde hacía unos meses, cuando le encontraron unos cannabis en su cuarto y dijo que eran míos para salvarse. No pudo ponerme sobre aviso, y cuando al día siguiente pasé por ella, su mamá salió a corretearme crucifijo en mano, amenazando con decirle todo a la policía
. Aque
llos eran otros tiempos, y caerse con la ley, aún por cosa de uno o dos puritos, era serio .

                                                                                                                                                                                    

Caminé por las calles solitarias y humedecidas. No sé por qué me puse a tararear algo de Dylan, aquella que Jean Luc nos tradujo, la de la fuerte, fuerte lluvia que iba a caer. Me hubiera gustado un purito y seguir caminando, pero no tenía siquiera una semilla y la lluvia arreciaba.
Entré donde el Caníbal, la cantina que utilizábamos como punto de reunión- Al dueño le decíamos Caníbal por su nombre, Anibal Núñez, un español con casi treinta años de vivir en Costa Rica. Le gustaba la gente joven y veía en nosotros el futuro de la humanidad, a menudo nos hablaba del anarquismo, la explotación y cosas por el estilo. Nosotros lo escuchábamos condescendientes y el nos dejaba fumar. Lo único grave era la música, porque el Canibal era adicto a la zarzuela y eso era lo peor que nos podía pasar.
En el primer momento no pude distinguir a nadie. Lo único que vi fue el gran ojo enrojecido del habano que el Canibal nunca se sacaba de la boca. Después reconocí a Jean Luc y a Remedios, la fea. Hacía meses no se aparecían y me alegró encontrarlos. Él era francés y hablaba bien el español, ella bogotana y espantosa. Iban de camino a Estados Unidos financiados por el padre de Jean Luc, un respetable comerciante parisino. No, no habían visto a Juan Carlos y también lo buscaban, les pregunté si iban a ir donde Renato y Jean Luc me respondió que sí.
Poco después llegaron Fernando y Lucy bastante borrachos y contentos, y pidieron cerveza para todos. A pesar de sus fervientes discursos anarquistas, el Caníbal era inflexible con su contabilidad, de modo que mientras Fernando rebuscaba en su bolsillo los billetes, aguardó junto a nosotros escuchando a Remedios, la fea, que en ese momento afirmaba que en Bogotá llovía mejor, con esas palabras o parecidas. Fernando y yo nos volvimos a ver horrorizados, seguros de que el Caníbal la interrumpiría para iniciar una
disertación en favor de las lluvias españolas, pero en ese instante entraron, heroicos, empapados y sonrientes, Juan Carlos y la Poison.

                                                                                                                                                                                  

 
La Poison me besó en la boca y se sentó sobre mis rodillas. Vestía una camiseta anaranjada y unos jeans que apenas comenzaban a desteñir. Juan Carlos acercó una silla y dió una larga, increíble explicación sobre su atraso. Fernando y Lucy querían otra cerveza, pero ya eran más de las ocho y la casa de Renato estaba lejos. Vivía carretera a Coronado, y de no ser porque esa noche Fernando tenía el carro, no hubiéramos podido ir. De nuestras familias, la de Fernando era la única que tenía carro, un pequeño Sumbean color caca.
Nos despedirnos del Caníbal y nos embutimos en los asientos. Seguía lloviendo y debíamos viajar con las ventanillas cerradas.g a Poison estaba de nuevo sobre mis regazos y eso me encantaba. Era baja y gordita, y las mechas le caían ocultándole la cara. Nos acostábamos cuando podíamos, o sea muy de vez en cuando, porque los dos vivíamos con la familia y los hoteles resultaban caros. Siempre estábamos con ganas y no dejábamos pasar un minuto sin acariciarnos. Metí la mano por debajo de su camiseta y la subí hasta topar con el sostén. Después de acariciar un rato di el siguiente paso y encontré los pezones, grandes como los conocía, morados. Ella se apretó contra mi cuerpo y sentí que una de sus manos me tocaba. Lo hacía muy bien y generalmente yo no lo soportaba mucho tiempo. Cuando la Poison comenzó a gemir (mi mano sudaba y también su pecho y estábamos tan cerca) nos hicieron algunas bromas, la Poison que era tímida dejó de acariciar, tomó mi mano y me obligó a sacarla.

                                                                                                                                                                                  

 
Renato y sus amigos eran muchachos bien que tenían con nosotros la sencilla, y sin embargo decisiva afinidad, de fumar mota como desesperados. Eso bastaba para entendernos bastante bien, siempre y cuando ellos no se enfrascaran en una de sus enrevesadas
discusiones universitarias. Casi nos decepcionó descubrir que los ricos se aburrían tanto como nosotros, con la diferencia sustancial del aderezo, pues si ellos se emborrachaban con vino o coñac, nosotros debíamos resignarnos a las humildes pero incomparables cervecitas, de las que consumíamos cantidades admirables. El celoso desprecio que nos producían aquellas barbas bien cuidadas, aquellas pieles bronceadas en playas a las que no teníamos acceso, se disipaba en el momento en que nos invitaban a una de sus fiestas. De vez en cuando hasta nos acostábamos con muchachas de ese medio, que acaloradas por las discusiones y estimuladas por los Peace and Love que iban y venían, se sentían muy libres encamándose con nosotros, aunque si luego nos veían en la calle seguían de largo sin dirigirnos la palabra.

                                                                                                                                                                                   

Renato nos abrió la Puerta, era evidente que había tomado y fumado mucho pero nos acompañó a servirnos el primer trago y bebió el suyo de un sorbo. La sala estaba llena y al parecer no conocíamos a nadie, Jean Luc descubrió a un tipo con cara de europeo y arrastró a Remedios hasta él. Los demás nos acercamos a un grupo en el que la gente hablaba a gritos y fumaba mucho. Sobre la mesa había platos con comida y yo, que no probaba bocado desde el almuerzo, me escabullí hasta allá. Iba a engullir el primer bocado cuando dos manos me taparon los ojos. Palpé y eran de mujer, inconfundibles, alargadas. Dije todos los nombres que me vinieron a la mente, pero respondieron sacudiéndome la cabeza. Vino el ofrecimiento de rendición y mi consiguiente respuesta afirmativa. Sentí que las manos se retiraban y me volví. Era Leda. Besos, abrazos, dónde estabas, cómo te ha ido y todo eso. Mi vecina de toda la vida, fumamos los primeros puros juntos antes que su familia cambiara de casa y perdiéramos toda comunicación. Alguien me dijo que se había pecho amante de ejecutivos y empresarios para vivir. Se veía bien a pesar de todo. Por lo menos sabía disimular que no era cierto. Iba a preguntarle con detalle pero ella volvió los ojos indicándome

que la esperaban. Un tipo alto, de pelo rubio, vestido con corbata, nos miraba desde lejos.
— ¿Dónde vivís? — pude preguntarle antes de que corriera hacia el tipo. Creí que respondía "En Guadalupe" pero no escuché con claridad. La vi abrazarse con el hombre y besarlo varias veces.
Devoré un par de bocados. Se me acercó la Poison y me preguntó por Leda, preferí guardar el misterio y decirle a secas que era una vieja amiga. La Poison celosa era el ser más posesivo de la tierra, las caricias en el carro me habían excitado y di la bienvenida a los gestos seductores con que la Poison me hizo saber que desaprobaba mi encuentro con Leda.

                                                                                                                                                                                  

 
Sonaba algo de Janis Joplin cuando ella tomó mi mano y la llevó hasta su pecho. Nos abrazamos y decidimos conseguir algo de yerba antes de buscar un cuarto. Nos acercamos al grupo en el que estaba Fernando y nos pasaron dos puros descomunales. Talamanca Red", nos explicaron, pero antes que terminaran de decirlo ya nos habíamos dado cuenta. Janis Joplin seguía cantando y nosotros la amábamos. Hubiéramos amado a cualquiera que cantara en ese momento, pero era Janis y eso era lo mejor que nos podía pasar. Su voz de hierro mutilado nos ponía los pelos de punta, y aunque no entendiéramos lo que decía sabíamos que era cierto, porque sólo alguien que dice la verdad puede cantar de esa manera.
Los dedos de la Poison acariciaban mi brazo y la miré, Sus pequeños ojos asomaban detrás de los mechones, y por primera vez advertí en ellos un tono de súplica y temor. Sin cruzar una palabra supe que también ella sentía que nosotros, Juan Carlos y Fernando y Lucy y nosotros dos, estábamos fuera de lugar. Entonces apreté su mano y subimos a buscar los cuartos.
Cuando bajarnos la fiesta seguía y mejor. Más gente había llegado y algunos bailaban en la sala. Nosotros estábamos contentos
porque en la cama todo anduvo bien, jugamos mucho y-nos dijimos estupideces cariñosas.
En las mesitas distribuidas por la casa habían puesto fuentes con fruta y marihuana, nosotros encendimos un joint y compartimos una tajada de piña. Un tipo con los ojos como tomates se acercó diciéndonos que la ley de la gravedad ejercía mayor influencia durante la noche que durante el día, por eso los humanos dormíamos en la noche, acercándonos más al centro gravitacional del planeta. La Poison y yo nos miramos tratando de contener la carcajada, pero fue imposible y estallamos mientras el tipo seguía desarrollando su teoría, como él mismo la llamó.

                                                                                                                                                                                   

En ese momento Renato corrió hasta el tocadiscos, levantó el brazo metálico y desapareció el encanto de Santana. Después alzó una mano en un gesto terminante y por su expresión supimos que era en serio. Caminó muy despacio hasta una de las ventanas, entreabrió el cortinaje y miró. Me acerqué a la Poison y le acaricié un brazo. Renato se volvió con el rostro lívido y tartamudeó que había dos autos de policía frente a la casa. Aunque algunos gritaron y otros quedaron paralizados durante un momento, en pocos segundos nos habíamos organizado bastante bien; mientras unos recogían las fuentes con la yerba y las llevaban a los baños, otros lanzaban los puros dentro de la taza y halaban la cadena.
Golpearon la puerta. Renato interrogó con la mirada, nadie se opuso y comenzó a abrirla despacio. Desde afuera empujaron y Renato salió disparado hacia atrás. Corrimos en todas direcciones, la Poison y yo hacia el cuarto, en medio de los gritos y la confusión. Mientras subía me rezagué para mirar el grupo de policías que se lanzaba en pos de todo lo que se moviera. Llegué al cuarto y busqué a la Poison que se había escondido bajo la cama. La saqué de un jalón y miramos al mismo tiempo la ventana. Corrimos hasta ella, la abrimos y la gran mancha oscura del patio nos pareció la salvación. Primero se lanzó la Poison.

 

 

                                                                                                                                                                                 

 

 

 

Se colgó del marco, con lo que disminuía algo -no mucho- la altura de la caída,después sus manos se soltaron y escuché el golpe de su cuerpo contra el zacate. 
Dejé pasar unos segundos antes de seguirla. El patio estaba oscuro pero poco después se dibujaron las siluetas de los arbustos. Más allá, terrible y maravillosa a la vez, se alzaba la gran tapia que marcaba el límite de la propiedad. Corrí a esconderme tras el primer arbusto y llamé a la Poison. Nada. Sabía que ninguno de los dos podría saltar sin la ayuda del otro, casi había llegado al muro cuando escuché que me llamaba. Había encontrado un árbol desde donde saltar al otro lado era posible. La Poison estaba arriba, aunque mis ojos se habían acostumbrado a la penumbra no la pude ver. Rápidamente me indicó la forma de trepar; lo hice sin mucha dificultad nada es difícil con los polis a tu espalda y cuando estuve arriba sentí una mano sobre la mía. Nos separaríamos, me dijo, ella saltaría primero y yo la seguiría unos minutos después. Le di el dinero que tenía para que tomara un taxi. Tranquila, todo saldría bien, nos hablábamos mañana por teléfono. Creo que sonreía cuando se acercó para besarme. Luego escuché el sonido de las ramas que se agitaban bajo su peso y después no supe más. Dejé pasar unos minutos antes de deslizarme sobre las ramas, cuando me supe sobre la acera me colgué y dejé caer. Me convencí de que nada dolía y comencé a caminar lo más serenamente que podía.

                                                                                                                                                                                  

Había dejado de llover hacía varias horas pero las calles se mantenían húmedas. Después de atravesar algunas calles poco transitadas. salí a la carretera principal. Reconstruí mentalmente el momento en que la policía entró: estaba casi seguro que a Juan Carlos, Fernando y Jean Luc los habían agarrado. Sobre Remedios no tenía dudas. A Lucy no la había visto, quizá se había marchado antes que la policía llegara. En fin, habría que esperar.
A lo lejos, vi la silueta de alguien que caminaba en la misma dirección. Iba como a cincuenta metros de distancia, por la acera
opuesta y sin prisa. Pensé que podía ser la Poison y aceleré un poco el paso. En seguida me di cuenta de que era un hombre. Aunque la calle estaba de por medio, me pareció que no era joven ni viejo, pensé que era un obrero después de su jornada nocturna. No se por qué, me dieron unas ganas inmensas de cruzar y caminar con él. El hombre me miró con recelo al principio y luego con indiferencia, enderezó la cara y siguió caminando. Los pasos del desconocido golpeaban a mi derecha, traté de adelantarme pero fue inútil: parecíamos sincronizados, avanzando en la misma dirección, al mismo paso, con la calle de por medio. Hubiera sido fácil atravesar la calle y acercarse, lo difícil eran las palabras. siempre las palabras.
Algo hay podrido en Dinamarca, recuerdo que pensé, y en el resto de este puto planeta para que esto pase. Ni siquiera el viento de la madrugada podía unir a dos desconocidos y hacerlos caminar en compañía. Algo hay podrido en Dinamarca. Me moría de ganas de contarle lo que nos pasó, vengo de una fiesta pero cayó la ley y por poco nos agarran, mi chamaca y yo salimos escupidos y por esta nos salvamos. Entonces pensé por primera vez en mi vida que tal vez, casi seguramente, algo importante decían las frases garabateadas en los muros de San José. Y en un instante pasaron por mi mente las imágenes que había visto en los periódicos de las manifestaciones juveniles en México, París, Río de Janeiro y California, y sentí que mi garganta se trababa y estuve a punto de gritar, de llorar, no sé.algo hay podrido en Costa Rica, en Dinamarca y en todos los que somos incapaces de hablar cori un desconocido. Y supe que Janis Joplin decía lo mismo, y que en su voz de diosa herida se mezclaban la furia y los lamentos.

                                                                                                                                                                                  

 
Y a la mañana siguiente, antes de desayunar, antes de llamar a la Poison y enterarme de que había llegado bien, robé de la casa un poco de pintura y caminé hasta el final del callejón. Lloviznaba despacio y las gotas me humedecían la cara. Ahí, con grandes

letras celestes y con las manos temblándome por la emoción, escribí:
                                          ALGO HAY PODRIDO EN DINAMARCA
La lluvia arreciaba y deformó un poco las letras. Levanté la vista y me salió al encuentro el cielo gris entristecido. Era temporal del Atlántico, sin ninguna duda. Miré una vez más las letras y la pintura resistía el embate de la lluvia. Serenamente, conteniendo una alegría indomable que me venía de atrás, metí una mano en el tarro de pintura y deslicé los dedos por mi cara. Sentí la pintura aferrándose a los párpados y caminé hacia la casa, ignorando las miradas de asombro de los vecinos, mientras recordaba la canción del viejo Dylan: una fuerte, fuerte lluvia iba a caer.

                                                                     

                                                                               Nube de tormenta Nube de tormenta Nube de tormenta Nube de tormenta



  • rodrigo soto uno en la llovizna
  • uno en la llovizna
  • cuento uno en la llovizna
  • uno en la llovizna rodrigo soto

  • uno en la llovizna rodrigo soto cuento
  • novedades android
Comparte esta nota:

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario