Fábula la zorra y el chivo

fabula la zorra y el chivo

Cayó una zorra en un pozo, y no podía salir. se acercó al pozo un chivo con mucha sed, y viendo a la zorra, le preguntó si el agua era buena. Esta dijo que era excelente, e invitó al chivo a des­cender hasta donde ella estaba. Sin pensar y con mucha sed, saltó al pozo y, luego de saciar su sed, preguntó a la zorra cómo podían salir de allí. […]

Seguir Leyendo →

Fábula la zorra rabicorta

image

Una zorra a quien le habían cortado la cola es­taba tan avergonzada, que consideraba su vida imposi­ble; por lo cual decidió aconsejar a las demás zorras el cortarse también la cola, para disimular su defecto personal. Entonces las reunió a todas, diciéndoles que la cola no sólo era un feo apén­dice, sino además un peso inútil. Mas una de ellas tomó la palabra y dijo: —Oye, amiguita, si no fuera […]

Seguir Leyendo →

Fábula la zorra que nunca vio un león

Fabula la zorra que nunca vio un leon

Había una zorra que nunca había visto un león. Un día el azar le coloco delante de la fiera. Como era la pri­mera vez que la veía, sintió un miedo de muerte; al en­contrar al león por segunda vez, aún sintió miedo, pero menos que la primera; en fin, al verle por vez tercera se envalentó hasta acercarse a él para trabar conversa­ción con la fiera. Moraleja: Nos enseña esta […]

Seguir Leyendo →

Fábula la zorra y la máscara

fabula la zorra y la mascara

Entró una zorra en casa de un actor y, después de hurgar en sus ropas, encontró entre otras cosas una máscara; la zorra la cogió entre sus patas, y dijo: —¡Hermosa cabeza, pero sin seso! Moraleja: Esta fábula hace referencia a los hombres que son hermosos de cuer­po, pero pobres en su juicio.

Seguir Leyendo →

Fábula el ciego

fabula el ciego

Tenía un ciego la habilidad de reconocer con el tacto cual­quier animal que estuviera al alcance de su mano, de esta manera podía  decir de qué es­pecie era. Un día se le presento un lobezno, lo palpó y quedó indeciso. — No acierto si es la cría de una loba, de una zorra o de otro animal de su misma especie; pero lo que sé es que no ha nacido […]

Seguir Leyendo →

Fábula el náufrago

fabula el naufrago

Viajaba un hombre en una nave con otros pa­sajeros; a causa de una inesperada y violenta tempestad, empezó a hacer agua el navío. Y mientras los demás pa­sajeros trataban de salvarse nadando, el hombre, invocaba a cada instante a la diosa Atenea, le prometía toda clase de ofrendas si lo salvaba. Uno de los náufragos que nadaba a su lado le dijo: —Pide a Atenea, pero también a tus brazos. […]

Seguir Leyendo →

Fábula el canoso y sus amantes

fabula el canoso y sus amantes

Un hombre ya canoso tenía dos amantes, una joven y otra vieja. Avergonzada la de mayor edad de tratar con un amante más joven que ella, cada vez que la visitaba le arrancaba los cabellos negros. A su vez la joven, no queriendo tener por amante a un viejo, le quitaba los cabellos blancos. Con lo que aconteció que el hombre, pelado alternativamente por una y otra, se quedó calvo. […]

Seguir Leyendo →

Fábula el fanfarrón

fabula el fanfarron

Un atleta muy conocido de sus conciudadanos por su falta de vigor, partió un día para el extranjero. un día regreso, pregonando que había llevado a cabo varias proezas en distintos países; contaba so­bre todo haber hecho en Rodas un salto que ninguno era capaz de realizar, añadiendo que presentaría los testigos de su hazaña si los que allí se hallaban presentes venían algu­na vez a su país. Uno de […]

Seguir Leyendo →

Fábula el pícaro

fabula el picaro

Se comprometió un pícaro con uno a demostrar que el oráculo de Delfos mentía. Llegó el día señalado; el pícaro cogió un jilguerillo y, lo escondió debajo de su manto y se dirigió al templó. Encarándose con el orácu­lo le preguntó si el objeto que tenía en la mano estaba vivo o era «inanimado». Si el dios decía «inanimado», el pícaro enseñaría el jilguerillo vivo; si decía «vivo», lo presentaría […]

Seguir Leyendo →

Fábula la mujer intratable

fabula de mujeres

Tenía un hombre una mujer en extremo violenta con todas las personas de su casa. Queriendo saber si demostraba igual humor con los criados de su padre, la envió a casa de éste con un pretexto cualquiera. De vuelta al cabo de unos días; le preguntó el mari­do cómo la habían tratado los criados de su padre, y ella respondió: —Los pastores y los boyeros me miraban de reojo. —Pues […]

Seguir Leyendo →