Fábula el cabrito y el lobo

Desde el interior de una casa, un cabrito vio pasar a un lobo y empezó a insultarlo, burlándose de él. A lo cual el lobo repuso: —¡Infeliz! No eres tú el que me insultas, sino el si­tio en que te encuentras.   Moraleja: Enseña esta fábula que a menudo son la ocasión y el lugar quienes dan la audacia para mostrarse arro­gante con los poderosos.

Seguir Leyendo →

Fábula la viuda y las criadas

Una viuda muy laboriosa tenía unas jóvenes criadas a las que despertaba por la noche al canto del gallo para empezar el trabajo. Ellas, extenuadas siempre de fati­ga, resolvieron matar el gallo de la casa por ser él a sus ojos el causante de su desgracia, puesto que despertaba a su señora antes de que abriese el día. Mas ejecutado el propósito se encontraron con que ha­bían agravado su mal, […]

Seguir Leyendo →

Fábula la mujer y la gallina

Una mujer viuda tenía una gallina que le ponía un huevo todos los días. Pensó que si le daba más cebada pondría dos huevos, y aumento su ración. Pero la gallina no engordó y ya no pudo ni poner una vez al día. Moraleja: Enseña esta fábula que quien busca por avaricia po­seer más de lo que tiene, pierde incluso lo que poseía.

Seguir Leyendo →

Fabula la bruja

Una bruja tenía como profesión vender encantamien­tos y fórmulas para aplacar la cólera de los dioses; no le faltaban clientes y ganaba de este modo la vida. Pero fue acusada por ello de violar la reli­gión, y, llevada ante los jueces; sus acusadores la hicieron condenar a muerte. Viéndola salir del tribunal, un guardián le dijo: —Tú, bruja, que decías poder desviar la cólera de los dioses, ¿cómo no has […]

Seguir Leyendo →

Fábula el anciano y la muerte

Un día un anciano, después de cortar leña, la car­gó a su espalda. Largo era el camino que le quedaba. Fatigado por la marcha, soltó la carga y llamó -a la Muer­te. Esta se presentó y le preguntó por qué la llamaba; contestó el viejo: —Para que me ayudes a cargar la leña… Moraleja: Muestra esta fábula que todos los hombres se aferran a la vida aun cuando arrastren una […]

Seguir Leyendo →

Fábula el labrador y el águila

Un labrador encontró un águila presa en una trampa, seducido por su belleza, la soltó y le dio la libertad. El águila, que no fue ingrata con el generoso hombre, al verlo sentado al pie de un muro que amenazaba con derrumbarse, voló hasta él y le arrebató con sus garras la cinta con que se cubría su cabeza. El hombre se levanto para perseguirla. El águila dejó caer la […]

Seguir Leyendo →

Fábula tres bueyes y un león

Pastaban siempre juntos tres bueyes. Quería un león devorarlos, pero su unión se lo impedía. Entonces recurrió a enfadarlos entre sí con pérfidas palabras, y los separó unos de otros. Luego, encontrándolos separados, los devoró uno tras otro.   Moraleja: Si en verdad deseas vivir seguro, desconfía de tus enemigos, ten confianza en tus amigos y procura no perderlos.

Seguir Leyendo →

Fábula Bóreas y el sol

Bóreas (1) y el Sol disputaban sobre su fuerza respec­tiva, y decidieron conceder la victoria al que despojara a un viajero de sus vestidos. Bóreas empezó el primero, soplando con violencia; apre­tó el hombre contra sí sus ropas, y Bóreas le asaltó con más fuerza; pero el hombre, molesto por el frío, se colocó otro vestido. Bóreas, vencido, se lo entregó al Sol. Este empezó a lucir suavemente, y el […]

Seguir Leyendo →

Fabula El Murciélago y el jilguero

Un jilguero encerrado en una jaula colgada en una ventana cantaba de noche. Oyó un murciélago su voz desde lejos y, acercándose a él, le preguntó por qué enmudecía de día y cantaba por la noche. —No es sin motivo—repuso—, porque de día cantaba cuando me cogieron; pero desde entonces me hice prudente. —¡Pues no es ahora cuando debías serlo, porque ya es inútil, sino antes de haberte cogido!—replicó el […]

Seguir Leyendo →

Fabula el león y el boyero

Un boyero que apacentaba un rebaño de bueyes per­dió un ternero. Buscándolo, recorrió las cercanías, sin encontrarlo. Entonces prometió a Zeus sacrificarle un ca­brito si descubría al ladrón. Habiendo penetrado en un bosque, vio a un león co­miéndose al ternero; levantó aterrado las manos al cie­lo y exclamó: —¡Oh Zeus soberano, antes te hice la promesa de in­molarte un cabrito si encontraba al ladrón; pero ahora te sacrificaré un toro […]

Seguir Leyendo →