Fábula el hombre y la hormiga

Un día se hundía un navío con todos sus pasaje­ros, y un hombre, testigo del naufragio, pretendía que eran injustas las decisiones de los dioses, puesto que, por no perder a un solo culpable, habían hecho perecer también a muchos inocentes. Mientras así hablaba, sentado en un sitio plagado de hormigas, una de ellas le mordió, y él, para castigarla, las aplastó a todas. Entonces se le apareció Kermes, y […]

Seguir Leyendo →

Fábula el cobarde y los cuervos

Partió un cobarde para la guerra, pero oyendo graznar a los cuervos, dejó sus armas en el suelo y se detu­vo.  Luego las tomo nuevamente y continuo su marcha; mas otra vez graznaron los cuervos, volvió a detenerse y les dijo: —¡Podéis chillar cuanto les venga en gana, pero no se darán un banquete con mi carne! Moraleja: Se aplica esta fábula a los débiles.

Seguir Leyendo →

Fábula de promesas

Un pobre se hallaba gravemente enfermo. Desesperan­do los médicos de salvarle, se dirigió a los dioses, prometiendo ofrendarles  si lograba restablecerse. Le oyó su mujer que se encontraba a su lado, y le preguntó:  —¿Y de dónde sacarás el dinero para pagar todo eso? —¿Crees que los dioses me lo van a reclamar si me restablezco?—repuso el enfermo. Moraleja: Dice esta fábula que los hombres hacen fácilmente promesas sin la […]

Seguir Leyendo →

Fábula el criminal

Un hombre que había cometido un crimen era perse­guido por los parientes de la víctima. Llego a orillas del Nilo y tropezó con un lobo con temor se subió a un árbol de la orilla; pero estando allí subido vio una serpiente que trepaba hacia él, y entonces se arrojó al río, donde le devoró un cocodrilo. Moraleja: Enseña la fábula que ningún elemento, ni la tierra, ni el aire, […]

Seguir Leyendo →

Fábula el ruiseñor y el gavilán

En un alto roble, un ruiseñor cantaba se­gún su costumbre. Un gavilán que se encontraba escaso de comida lo vio, se lanzo sobre él y lo apresó con sus garras. Seguro de su muerte, el ruiseñor le suplicó que le sol­tara, diciendo que él solo no podía llenar el vientre de un gavilán y que, si tenía hambre, debía apresar pája­ros más grandes. El gavilán respondió: Necio sería si dejara […]

Seguir Leyendo →

Fabula el águila herida por una flecha

se poso un águila en el pico de un peñasco, al acecho de las liebres. Un hombre le lanzó una flecha que pe­netró en su carne, viendo el águila ante sus ojos el agui­jón con sus plumas. Entonces exclamó: —¡Qué pena morir a causa de mis propias plumas! Moraleja: Más agudo es el aguijón del dolor cuando somos ven­cidos con nuestras mismas armas.

Seguir Leyendo →

Fábula el águila alicorta y la zorra

Se adueño un hombre un día de un águila, le cortó las alas y la soltó en el corral, para que viviera con las gallinas. Apenada el ave altiva, bajaba la cabeza y no comía: parecía una reina prisionera. Otro hombre la vio y la compró, le arranco las plu­mas cortadas y se las hizo crecer de nuevo frotando sus alas con mirra. Entonces el águila, cogiendo el vuelo, apresó […]

Seguir Leyendo →

Fábula el águila, el pastor y el cuervo

Abatiéndose desde una roca altísima, un águila arrebató un cordero. Quiso entonces el cuervo, para no ser menos, imitarla, y, con gran estrépito se lanzó sobre un carnero; pero sus garras se enredaron en los mechones de lana, batiendo en vano las alas, sin lograr soltarse. Vio el pastor la cosa, corrió y cogió al cuervo, y cortándole las puntas de las alas, la llevo por la noche a sus […]

Seguir Leyendo →

Fábula el águila y el escarabajo

Un águila perseguía a una liebre, y esta al verse perdida, pidió ayuda al único ser que por cosas del destino se le puso por delante; un escarabajo, suplicándole que la salvara. Así se lo prometió, y al ver acercarse, el águila, el escarabajo pidió a ésta que perdonara a su protegida. Pero el águila, sin darle la mínima importancia, devoró a la liebre en presencia del propio escarabajo. A […]

Seguir Leyendo →

Fábula El Águila y la zorra

Un águila y una zorra se hicieron muy amigas y decidieron vivir juntas con la idea de que vivir juntas mejoraría sus lazos de amistad. Para ello el águila es­cogió un árbol muy elevado, pariendo allí su cría, mien­tras que la zorra soltó a sus hijitos bajo unas zarzas al pie del tronco. Un día que la zorra se hallaba ausente buscando comida, el águila hambrienta se abatió sobre, el […]

Seguir Leyendo →