La Leyenda de Guatavita





La Leyenda de Guatavita

Hace mucho tiempo el fascinante altiplano Cundiboyacense estuvo prodigiosamente gobernado por caciques y entre ellos el Cacique Guatavita del acaudalado reino de los Muiscas que durante centurias dominó la planicie, las lomas, los montes y la laguna de Guatavita que aún corona una cúspide sagrada a tres mil metros de altura, en donde los indios le rendían culto al sol, a la luna y a las nubes idolatrando al firmamento.

 

El amo Guatavita, era el Señor de los vasallos consagrados a la caza, a la pesca nómada y a Ia agricultura sedentaria. Él, regía con mano de acero y omnipotencia de Febo, el país fantástico de El Dorado y se entrometía en los asuntos políticos, económicos, religiosos, sociales y culturales. Además el Jefe Guatavita dirigía la administración de las aldeas de oro, de las tierras sembradas de esmeraldas, de las portentosas minas de carbón y de sal; de las tumbas áureas, de las guacas que contenían tesoros y que eran sepultadas en cementerios indígenas, junto a esculturas humanas y zoomorfas que los orfebres labraban en el metal precioso y que ocultaban en vasijas de barro.

 

Él diligentemente se encargaba de supervisar las pinturas rupestres de artistas talentosos, de convertir los cadáveres en momias y de enclaustrar los espíritus ‘de los muertos en sarcófagos. El Caudillo Guatavita sabiamente reglamentaba el trueque de oro y piedras preciosas por mantas, sandalias y manteles y recibía en audiencias solemnes a los plenipotenciarios diplomáticos de otros reinos para negociar asuntos de paz y de guerra y aprobar regalos, honores y condecoraciones. Y por mantener tan ocupado, el jeque Guatavita desgraciadamente descuidó sus obligaciones sexuales con su esposa la Cacica Guatavita, la soberana del cuerpo lujurioso más codiciado, quien ante la abstinencia, continencia y abandono, se puso sedienta de amor y de pasión y le fue infiel con un súbdito de la Corte, durante calenturientos calendarios. Pero como nada permanece oculto para el "Ojo de la noche" y el "Astro Rey", alguien descubrió la felonía cortesana y le informó al Monarca Guatavita, quien le ordenó al campeón de los brujos que convirtiera a doce de sus escoltas en búhos y en lechuzas para que acecharan en los montes con el fin de comprobar las aventuras amorosas de su amada. Por ese hado irresistible y trágico una noche adornada con estrellas, la sensual diosa Guatavita, se escapó furtivamente de su tribu, para entregarse a los placeres carnales con su amante, en un claro encantado del bosque alcahuete.

 

Entonces los búhos insomnes y las lechuzas espías, dieron fe del adulterio de la indigna del Soberano Guatavita, quien al ser informado de la veracidad de la felonía; reaccionó "con ira e intenso dolor" y le ordenó a sus guerreros que castraran, descuartizaran y guisaran al querido de la Patrono Guatavita; barbarie que el furibundo y enloquecido marido, obligó a ver a la consorte traicionera y a todas las personalidades de la Corte Real para que le sirviera de advertencia y escarnio. Después, el ofendido hizo que la infiel comiera diantre como antropófago y luego la encarceló. Con el alma maculada, el corazón roto, la honra mancillada y el repudio de su marido; la Cacica Guatavita, huyó del cautiverio al amanecer de un día infausto, acompañada de una niñera y de su pequeña hija. Las tres fugitivas se encaminaron silentes por el sendero serpenteado, hacia la v fría cúspide de la mítica montaña, en donde está enclavada la glauca y listeriosa Laguna de Guatavita, cercada por un bosque inmortal, hadado y perfumado, habitado por bandadas de aves, piaras de armadillos, flotillas de ardillas, nubes de insectos, miles de serpientes, arco iris de mariposas, venados y enjambres de batracios que hacían coro magistral, sinfónico y melódico, dando un concierto musical maravilloso que conmovía y enternecía a todos los espíritus de la creación.

 

Desde la cima portentosa, envuelta en un halo gélido, la Cacica Guatavita, levantó con sus finas manos a su hijita y se la ofrendó al radiante sol; en el acto levito contemplando el paradisíaco altiplano. Luego se despidió para siempre de su criada y le ordenó que presenciara el sacrificio y el suicidio y que volara a la aldea a dar aviso al Cacique, de su muerte trágica que le abrió las puertas a la inmortalidad.

 

Enseguida la Cacica Guatavita descendió lentamente bañada por escarcha de oro, como un pelícano onírico al vaivén del viento y se fue hundiendo abrazada por un remolino dorado en la insondable laguna, atraída por un  imán poderoso y así puso fin a su existencia terrenal desgraciada, escapando del tormento, deshonor y desamor.

 

Más tarde la testigo regresó muerta en vida y le dio la fatal noticia al cornudo Guatavita, quien en el acto la hizo ajusticiar. Pronto el arrepentido Cacique Guatavita, llamó al papá de los chamanes y a  los temerarios guerreros y volaron hacia la Laguna sagrada. Al arribar al lago hechizado, vieron las mantas coloridas de la Cacica Guatavita flotando Entonces el adalid Guatavita le ordenó a los audaces nadadores que bucearan hasta el fondo para rescatar los cuerpos de su esposa y de su hija Transcurridos minutos tensos de haberse sumergido los buzos delfines emergieron impregnados toda su humanidad de una capa de oro puro, enarbolando inmensas esmeraldas; al poco tiempo se transformaron en esculturas doradas inanimadas. Ante tal enigma, el paladín Guatavita sorprendido y desconcertado les ordenó,, a los brujos que celebraran ceremonias y aquelarres para conjurar el áureo encantamiento y que se zambulleran en las aguas poseídas para rescatar a su; amada y a su hija descendiente.

 

Fetichistas temerosos obedecieron al ansioso líder Guatavlta y se abisma en la Laguna sagrada, al rato brotaron casi ahogados, arrullando el cuerpo inerte de la niña y le dijeron a su Señor que no habían encontrado el cadáver de la Cacica Guatavita, pero que habían divisado un palacio subacuático de puro oro embellecido con piedras preciosas, el cual era custodiado por un dragón endemoniado. Uno de los nigromantes le dijo al diligente Guatavita, que a su heredera el mítico dragón le había extirpado los ojos para que su alma nunca mirara al sol eterno, evitando así su resurrección y que por eso su ánima bucearía sin descanso, buscando a su mamá en la Laguna misteriosa. Y que la única manera de liberarla de ese tormento era regresando sus restos mortales a la Laguna sagrada para que se encontrara con su progenitora. Al escuchar esto el Jerarca Guatavita, que era muy supersticioso accedió de inmediato. Insólitamente los magos también se convirtieron en oro sólido. Ante este enigma inexplicable el comandante Guatavita le ordenó a los guerreros que arrojaran todas las esculturas humanas de oro puro a la laguna, luego se marchó con su séquito a su Corte.

 

Transcurrido un tiempo, el espíritu de la Cacica Guatavita comenzó a aparecerse en las aguas místicas, anunciando plagas, enfermedades, peste; el exterminio del Reino de los Muiscas, el saqueo de sus tumbas y previniendo a los Indios que tenían que amar, respetar y complacer a sus mujeres, para que no buscaran los placeres furtivos en camas de roca fuera del hogar. Ante eso, el Cacique Guatavita y los sucesores, adoptaron el ritual de echar todos los años oro, piedras preciosas y los regalos que recibía el Gobernante Muisca a la Laguna de Guatavita para desagraviar a su amada y a su hija. No obstante se cumplió la profecía; el Reino Muisca fue devastado por los conquistadores, colonizadores, aventureros y buscadores de El Dorado; quienes Inútilmente trataron de secar la laguna sin llegar nunca hasta su fondo Insondable para apoderarse de los tesoros quiméricos allí depositados. Siglos después, la pequeña aldea cercana a la Laguna de Guatavita se convirtió en el pueblo Guatavita el cual fue anegado por el embalse del Tominé, visitado por turistas nacionales y extranjeros que pasean en lancha, le dan vuelta en bicicleta o a caballo o acampan cerca al lago artificial y pasean por Guatavita la Nueva y desde allí organizan expediciones a la cumbre de la montaña mística, en donde existe la maravillosa y legendaria Laguna de Guatavita.



  • leyenda de guatavita corta
  • leyenda de guatavita

  • la leyenda de guatavita

  • fabulas indígenas cortas
  • leyenda de guatavita para niños
  • novedades android

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...