Fábula el náufrago





Viajaba un hombre en una nave con otros pa­sajeros; a causa de una inesperada y violenta tempestad, empezó a hacer agua el navío. Y mientras los demás pa­sajeros trataban de salvarse nadando, el hombre, invocaba a cada instante a la diosa Atenea, le prometía toda clase de ofrendas si lo salvaba.

Uno de los náufragos que nadaba a su lado le dijo:

fabula el naufrago

—Pide a Atenea, pero también a tus brazos.

Nosotros invocamos a los dioses, pero no deja­mos de trabajar para salvamos.

Si gracias a nuestro esfuerzo obtenemos la protección de los dioses, estimémonos dichosos.

Moraleja:

Caídos en la desgracia, pensemos en nuestro esfuerzo para salir de ella, implorando solamente entonces el auxi­lio de la divinidad.



Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario