Fabula el labrador y los perros





Aquejaba el mal tiempo a un labrador en su parcela. No pudiendo salir para buscar comida, empezó por de­vorar a sus carneros; luego, como el mal tiempo seguía, comió también las cabras; y, en fin como no paraba el temporal, acabó con sus propios bueyes. Viendo entonces los perros lo que pasaba, se dijeron entre ellos:

—Larguémonos de aquí, pues, si el amo ha sacrifica­do los bueyes que trabajan con él, ¿cómo nos perdona­ría a nosotros?

 

Moraleja:

Enseña esta fábula que debemos guardamos muy en particular de aquellos que tienden a hacer daño a los que están más cerca de ellos.



Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario