Fábula el labrador y la víbora





Llegado el invierno, un labrador encontró una víbora helada por el frío. Apiadado de ella, la recogió y la guar­dó en su pecho. Reanimada por el calor, la víbora re­cobró sus sentidos y mató a su bienhechor, el cual, sin­tiéndose morir, exclamó:

—¡Bien me lo merezco por haberme compadecido de un ser malvado!

Fabula el labrador y la vibora

 

Moraleja:

Enseña esta fábula que la maldad no se modifica aun­que se le demuestren buenos sentimientos.



Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario